Carolina Pérez

Carolina massatgistaDesde muy joven tuve claro que quería desarrollarme profesionalmente en el ámbito de las terapias manuales y corporales, como un medio para canalizar mi vocación de ayuda a los otros a través de la mejora de la salud y bienestar del cuerpo.

Me formé en Quiromasaje, Drenaje Linfático Sistema Vodder y Reflexología Podal en la Escuela Sagrera Ferrandiz de Girona.

En seguida empecé a trabajar en el Balneario Vichy Català, en Caldes de Malavella, donde también pude experimentar con tratamientos de hidroterapia y barros medicinales. Durante ese período traté diariamente con un amplio abanico de problemáticas y personas, lo que me permitió desarrollar mi capacidad de diagnóstico, ofreciendo tratamientos personalizados y adaptados a las circunstancias del paciente, y así obtener un resultado más satisfactorio.

Posteriormente, trabajé 13 años en el Centro de Salud Ayurvédica Port Salvi, en Sant Feliu de Guíxols, donde además de aplicar las técnicas que ya conocía, me formé en Ayurveda, una medicina tradicional milenaria que busca el equilibrio entre cuerpo-mente-espíritu, directamente de manos de grandes Doctores Especialistas nativos de la India.

A lo largo de todos estos años siempre me ha llamado la atención la relación directa entre las emociones y los bloqueos a nivel físico, por lo que últimamente he complementado mi formación profesional con técnicas alternativas como el Reiki Usui, una terapia espiritual de origen japonés que consiste en la transmisión de la Energía Vital a través de les manos.

Soy una persona muy sensitiva, y en mis sesiones trabajo con la intención de conectar para identificar las necesidades profundes de la persona, sean expresadas o no. Lo más importante es ir a la raíz del problema para poder aligerar las dolencias que se detecten.

Después de 18 años de experiencia, y de recibir varias demandes, empecé a ofrecer mis servicios como profesional independiente, con atención exclusiva a domicilio i en Centros de terapias alineados con mi visión, como es el caso de 1Cel.

Hoy en día mantengo la misma motivación de ofrecer una terapia personalizada y holística, que busca el máximo beneficio posible, tratando el cuerpo de cada uno de los pacientes como un templo sagrado.